Home » Actualidad » Apple Watch

Apple Watch

Apple Watch
Apple iWatch

Apple iWatch

Tim Cook presenta el Apple Watch. La compañía de la manzana ha presentado oficialmente su smartwatch, que estará a la venta desde el 24 de abril en nueve países. Estará disponible en tres modelos y 38 combinaciones distintas con unos precios que van desde los 349 dólares hasta los 17.000 dólares.

Ya es oficial la llegada al mercado del Apple Watch, el esperado reloj inteligente de la compañía de Cupertino del que mucho se conocía ya, todo hay que decirlo. El caso es que este accesorio llega como una opción que por un lado debe empujar -y lo hará- el segmento de los smartwatch y, además, plantará cara a los modelos que otras compañías ya tienen a la venta en el mercado.

Antes de comenzar vamos a indicar que algunos modelos no serán parte de esta comparativa, como por ejemplo los que disponen de conectividad de datos propia, ya que no se sitúan en el mismo segmento que el Apple Watch (un ejemplo puede ser el Samsung Gear S o una de las variantes del LG Watch Urbane). Además, tampoco incluiremos el Pebble, ya que se está a la espera de la llegada de un modelo con pantalla a color que sería mucho más adecuado.

Diseño, Apple siempre de lo mejor

Como siempre, uno de los detalles más destacables del Apple Watch es su diseño. El gigante de la manzana siempre destaca en este apartado y, en esta ocasión no ha sido diferente. Además el metal -acero inoxidable- está presente en la fabricación, por lo que se sitúa en el mismo escalón que la mayoría de los modelos que hay ahora en el mercedo como por ejemplo el Motorola Moto 3060 o el Samsung Gear 2.

Un detalle interesante es que Apple no se ha decido por una pantalla redonda, que parece ser que es la más demandada por los usuarios. El Apple Watch tiene una pantalla cuadrada de 38 o 42 milímetros, que se muestra diferente a la de 1,6 pulgadas habituales en el resto de los modelos que hay en el mercado y que en su inmensa mayoría utilizan sistema operativo Android. Por cierto, que el panel es tipo Retina a color que detecta el toque y la presión-protegida por cristal de zafiro en los modelos más altos de gama y por Ion-X-reforzado en el modelo más económico-, por lo que sobre el papel es superior a la resolución de 320 x 320 del resto de la competencia (hay que exceptuar al Huawei Watch, que tiene un componente de 1,4 pulgadas y resolución de 400 x 400).

Por cierto que la apuesta por los botones físicos en el modelo de Apple existe, algo que contrasta un poco si se tiene en cuenta la gama de productos iPad y iPhone. Eso sí, esto no es nada nuevo ya que es habitual, aunque sea sólo por estética, que los smartwatch del mercado incluyan alguno. A destacar el LG Watch Urbane que dispone de tres para controlar su sistema operativo propietario nos referimos a la versión con conectividad LTE. Por cierto, que lo que ofrece el Apple Watch en su corona digital que hace zoom y permite manejar el sistema operativo, no se ha visto hasta la fecha. Diferencial, sin duda.

En lo que se refiere a las dimensiones, dos son las opciones del Apple Watch, ya que se puede comprar en modelos de 42 y 38 milímetros. Esto hace que se pueda utilizar de forma cómoda por hombres y mujeres y, esto, es diferencial y un muy buen tanto que se apunta el Apple Watch. En cuanto a las dimensiones del nuevo accesorio, estas se sitúan en 38,6 x 33,3 x 10,5 milímetros. Comparado con otros modelos del mercado hay que decir que es de los más pequeños y manejables que se puede comprar. El peso, por su parte, hay tres opciones: 25 gramos el Apple Watch Sport, que es el más ligero de todos los smartwatch del mercado; 40 gramos el modelo Apple Watch de carcasa metálica, que está en la media de lo existente en la actualidad; y, finalmente, 55 gramos el Apple Watch Edition, que es el que llega con oro como material de fabricación de su caja.

El caso es que el Apple Watch es de los smartwatch más llamativos del mercado en su diseño, ya que las líneas están muy bien acabadas y su aspecto es inmejorable. Por lo tanto, nada tiene que envidiar a modelos como el Motorola Moto 360, el nuevo Huawei Watch o el LG Watch Urbane, que sin duda son los modelos más atractivos que existen en la actualidad.

Un hardware sólido

Pues sí, hay que decir que el hardware que se integra dentro del Apple Watch es competente y permite que las aplicaciones como se ha podido ver en la presentación del dispositivo se ejecuten sin problemas (muy interesante la interfaz de usuario donde se ven los desarrollos instalados, que contrasta mucho con la Android Wear donde aparece información adicional excepto que se tenga alguna notificación).

Hay que decir que en el interior del smartwatch de los de Cupertino se puede encontrar un procesador Apple S1, por lo que su funcionamiento es óptimo. De esta forma se compite con los habituales chips de dos o cuatro núcleos a 1,2 GHz de los Android Wear y sus 512 MB, pero una vez visto el funcionamiento del reloj de Apple hay que decir que este es muy bueno, por lo que se ha conseguido una buena combinación de software y hardware, mejor que los modelos que utilizan el desarrollo de Google.

La cantidad de sensores que son de la partida en el Apple Watch. Por ejemplo, para un mejor control de la actividad física se integra un sensor biométrico que mide la frecuencia cardiaca. Esto no es algo nuevo, ya que muchos modelos del mercado como por ejemplo el LG G Watch R o el ASUS ZenWatch. Pero, por el contrario, finalmente no se integra GPS, lo que limita su uso y es necesario recurrir a la combinación con el teléfono -modelos como el Sony SmartWatch 3 sí que ofrecen pero curiosamente, no tiene sensor de ritmo cardiaco-. También se incluye uno específico en el Apple Watch denominado TapticEngine que hace mucho más sencillo el uso dispositivo a la hora de conocer la llegada de notificaciones.

Conectividad avanzada

Por cierto, que la comunicación del smartwatch de Apple con el teléfono se realiza mediante el uso de tecnología Bluetooth 4.0, por lo que no hay diferencia alguna en este apartado con la competencia. Donde sí es diferencial el Apple Watch es en lo referente a la inclusión de NFC, que posibilita el uso de Apple Pay (que es muy sencillo: tan sólo con pulsar el botón hardware del lateral aparece una tarjeta de crédito en la pantalla y se realiza el pago). Los modelos con Android Wear esto no lo permiten y, el único que iguala al accesorio de los de Cupertino son los LG Watch Urbane, Sony Smartwatch 3 y el ASUS ZenWatch, pero el uso de este estándar se limita al poder combinarse con otros dispositivos.

En el Apple Watch no se han cometido extravagancias tales como la inclusión de una cámara en el propio reloj inteligente, algo que está presente en el Samsung Gear 2, y la recarga del dispositivo se realiza utilizando un sistema magnético (Magsafe), lo que iguala a modelos como por ejemplo el Motorola Moto 360, pero con un sistema más refinado.

Finalmente, hay que indicar que la batería permite un uso continuado, según la propia Apple de un día completo. Aquí se ve superado por otros modelos Android Wear, que consiguen con facilidad dos o tres días de uso (siendo el mejor de todos el Sony SmartWatch 3 en este apartado). Un detalle que no podía faltar es la protección frente al agua y polvo, vital para este tipo de productos, y que en el modelo recién presentado es IPX7 -por lo que quedad lejos de modelos como el Sony Smartwatch 3 que incluye protección IP68-.

Funcionalidades especiales

Aquí hay que decir que todo lo que se puede hacer habitualmente con los smartwatch del mercado está presente en el Apple Watch, pero aparte del poder pagar utilizando NFC, dispone de algunos elementos importantes que se deben tener en cuenta.

Por ejemplo, es posible realizar y contestar con el reloj -utilizando de pasarela el teléfono al que se sincroniza y su altavoz y micrófono-, algo que también ofrece el Samsung Gear 2 (pero que no es de la partida en los Android Wear). Aparte, la versión de iOS que se integra permite el control de voz -Siri la gran responsable de esto-, algo que los modelos Android Wear y Tizen también integran pero hay opciones avanzadas en el Apple Watch.

Un muy buen punto a favor de este modelo. Aparte, es posible utilizar el reloj como dispositivo inteligente y abrir puertas de hotel de forma personalizada (destaca que el uso de la rueda lateral permite no tapar la pantalla del smartwatch). Eso sí, la posibilidad de ver imágenes de Instagram es algo que habrá que comprobar cómo resulta en una pantalla de unas reducidas dimensiones. Evidentemente, la opción de conseguir aplicaciones específicas para este dispositivo está presente (con desarrollo específico para los teléfonos).

Finalmente, no hay que dejar de comentar el coste que tiene el Apple Wacth, que se puede conseguir a partir de 349 dólares, por lo que el modelo más económico denominado Sport será el que compita con los Android Wear, ya que estos se posicionan en el mismo rango de precio. Hay que decir que las otras dos gamas de estos relojes se sitúan en unos precios entorno a los 549 dólares de la variante metálica hasta los 10.000 $ en oro de 18 quilates, lo que se sitúa muy por encima de los costes habituales de los smartwatch.

You must be logged in to post a comment Login